Reloj

martes, 12 de febrero de 2013

Del algo esta cambiando a la revolución

Esta vez hablare del pueblo Islandés, un pueblo de poco mas de 331.000 habitantes pero que tuvieron el poder suficiente como para plantar cara a los lobbys capitalistas, y dar un claro ejemplo de que el poder real, reside en el pueblo.
A continuación explicare la situación desde el inicio de la crisis islandesa, hasta la revolución y lo que significo.
En octubre de 2008 quiebran los 3 principales bancos de Islandia (Landsbankinn, Glitnir y Kaupthing) debido a los siguientes motivos:

A la privatización de sus bancos en 2001, permitiendo especular en operaciones bancarias de alto riesgo, buscando la alta rentabilidad.

A las cantidades desproporcionadas de credito que piden estos bancos a los grandes bancos extranjeros para poder financiar dicha inversión y que multiplico los beneficios de los bancos Islandeses durante 7 años por 10 el PIB islandés.

Al despido del personal cualificado y con experiencia de dichos bancos, contratando a estudiantes sin experiencia recién salidos de la facultad con altos sueldos cuya función simplemente era firmar las operaciones bancarias sin preguntar.

Lo interesante de todo esto, es que las agencias de calificación de la deuda, mantuvieron la triple A (la máxima calificación) hasta casi la quiebra del sistema.
Hubo un pánico generalizado, pero el gobierno garantizo los depósitos menores de 100.000 E de estos bancos quebrados, que fueron nacionalizados.
Lo paradójico de esta revolución es que la protesta la iniciaron apenas 20 personas, pero en Enero de 2009 un grupo de jóvenes, decide acampar y estar día y noche hasta que el gobierno no dimita, animando con éxito a otra gente y reuniendo a decenas de miles de personas.

video

Tenían 5 puntos concretos:
El 1º punto era que dimitiese el gobierno
El 2º punto era que dimitiese el director del banco central Islandés
El 3º punto era que dimitiera el director de la institución de supervisión financiera
El 4º punto elecciones generales.
El 5º punto reforma constitucional, para evitar que la situación se pudiera volver a repetir.
Se presentaron con ideas concretas y con fuerte apoyo social, lo que garantizo al final el éxito de su revolución.
Los islandeses, en 2010, mediante un referéndum declaran la deuda contraída por su sector bancario como ilegitima y se niegan a que una deuda privada, se convierta en una deuda soberana, en la que el país tendría que responder con todos sus bienes públicos presentes y futuros. Por otro lado el ex primer ministro islandés Geir Haard fue condenado por alta traición al no escuchar diversos informes que anunciaban la inminente crisis.

Ahora vamos a donde quería llegar, esta revolución nos confirma que aparte de que no tienen porque ser sangrientas, ratifica que el poder lo tiene el pueblo y que las revoluciones deben tener puntos y exigencias concretos sobre los que focalizar la presión al gobierno.
Encuentro mucha relación a lo que paso en Islandia, con lo que dice Julio Anguita.



Se puede mover a  300.000 personas o a 20 millones si se quiere, llevara su tiempo, pero no es imposible. La clave es tener repito puntos bien definidos sobre los que ejercer presión, si cada uno pide una cosa distinta, no habrá forma. Por eso el blog que os dejo mas abajo, intenta focalizar 10 puntos de presión ciudadana.
Las revoluciones pasadas destruyeron el sistema feudal, consiguieron independencias de potencias como la Británica  o derrotaron al Zar de Rusia.

A continuación os dejo el blog del Colectivo prometeo, somos mayoría
http://colectivoprometeo.blogspot.com.es/2012/06/somos-mayoria.html

Información obtenida de Salvados y algunas páginas de internet





No hay comentarios:

Publicar un comentario